Pechuga de pollo rellena de espinacas, champiñón y tomate deshidratado

¡Hola cocinillas! ¿Cómo habéis empezado la semana? Los que me seguís en el blog os habréis dado cuenta de que me encantan las espinacas. Es una verdura que siempre suelo tener en casa y que proporciona muchas posibilidades a la hora de cocinar, me encanta la textura y el sabor que añaden a los platos (para quien se las haya perdido, os aconsejo que veáis estas dos recetas que publiqué hace unos meses: croquetas de espinacas, puerro y queso de cabra y canelones de espinacas, requesón y jamón. “Sí, dos señoras recetas en toda regla”).

La receta que os propongo hoy son unas pechugas de pollo rellenas de espinacas, champiñones y tomates deshidratados: una combinación deliciosa, con ingredientes que todos tenemos en casa (si no tenéis tomates deshidratados, siempre podéis ponerle tomate normal) y muy rápida de hacer.

1dsc_1129

Ingredientes:

  • 300 gramos de espinacas
  • 3 pechugas de pollo enteras
  • 6 champiñones
  • 1 diente de ajo
  • 8 tomates deshidratados
  • Pimienta
  • Sal
  • Tomillo
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Caldo de pollo
  • Agua
  • Mantequilla

2dsc_1128

Preparación:

  1. Lava las espinacas, escúrrelas y córtalas en trozos pequeños. En una sartén, echa un chorrito de aceite de oliva virgen extra y cocina las espinacas hasta que pierdan toda el agua. Añade una pizca de sal.
  2. Abre las pechugas en forma de libro para que sea más fácil rellenarlas. Ten cuidado de que no se abran del todo, pues se saldrá la mezcla una vez rellenas. Añade sal, pimienta y tomillo a tu gusto por los dos lados de cada pechuga. Reserva.
  3. Lava los champiñones y desecha el tallo. Córtalos en láminas y reserva.
  4. Pela y corta el diente de ajo en láminas. Echa unas gotas de aceite de oliva en una sartén e incorpora el ajo. A continuación, añade el champiñón laminado y cocina unos 5 minutos.
  5. Echa agua en un bol e incorpora los tomates deshidratados. Mete al microondas un par de minutos para hidratarlos y, cuando los saques, corta cada tomate en 4 trozos.
  6. Cuando esté todo cocinado, mezcla en un recipiente las espinacas, el champiñón y los tomates deshidratados. Añade una pizca de sal.
  7. Rellena las pechugas con la mezcla y ciérralas (yo utilicé hilo para cocinar, pero si no tienes, puedes cerrarlas con palillos. Asegúrate de cerrarlas bien, para evitar que se salga la mezcla en el horno).
  8. Coloca las pechugas rellenas en una bandeja para horno y añade ½ taza de café de caldo de pollo (sólo para que tengan una pizca de caldo, si añades mucha cantidad acabarán cociéndose).
  9. Mete al horno a 200º (previamente precalentado) unos 20 minutos. Pasados 10 minutos, saca la bandeja del horno, dale la vuelta a las pechugas y, con un pincel de cocina, unta una pizca de mantequilla por encima de las pechugas para que se doren. Mete al horno otros 10 minutos y listas para comer.

4dsc_1131

3dsc_1130

Puedes preguntarme cualquier duda dejando un comentario aquí o por las redes sociales (Facebook e Instagram @allyouneediscook). No olvides compartir la receta y, si quieres recibir las publicaciones por correo electrónico, solo tienes que darle a SEGUIR (abajo a la derecha) e introducir tu correo para no perderte ninguna publicación. ¡Gracias por leerme, espero que os guste!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s